Jorge Casares

Jorge Casares

Astrofísico

Jorge Casares Velázquez (Granada, 1964) es astrofísico. Licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad de Barcelona, obtuvo su doctorado en la Universidad de La Laguna en 1992. Entre los años 1993-1996 trabajó como investigador postdoctoral en el departamento de Física de la Universidad de Oxford.

Ha sido Premio Holanda de Investigación para Jóvenes Científicos (1983) y nominado al Premio Vanguardia de la Ciencia (2015). Es autor de más de 180 artículos científicos en revistas especializadas, director de 6 tesis doctorales, miembro de varios comités de evaluación de la actividad científica y editor de 2 libros de la Canary Island Winter School on Astrophysics.

Ha impartido cursos de verano en dos escuelas internacionales (El Escorial, 1993; Universidad de La Laguna, 2009) y numerosas conferencias de divulgación (Colegio de España en París, Ateneo Científico de la Universidad de Zaragoza, Planetario de Madrid, Museo de la Ciencia/CosmoCaixa de Barcelona…).

Recientemente ha sido Leverhulme Professor en la Universidad de Oxford y profesor invitado en el Mansfield College (2016-2017). Actualmente es Profesor de Investigación en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), donde dirige un equipo de investigación centrado en el estudio de agujeros negros y otras estrellas compactas. Este equipo es responsable del descubrimiento de la mitad de los agujeros negros conocidos en nuestra galaxia.

En 1992, Jorge Casares presentó en su tesis doctoral la mejor evidencia hasta la fecha de la existencia de los agujeros negros. Y lo hizo estudiando V404 Cygni, un sistema binario compuesto por un agujero negro y una estrella que orbitan uno alrededor de la otra, y localizado en la Vía Láctea, en la constelación del Cisne, a casi 8.000 años luz. Las observaciones fueron realizadas con los telescopios William Herschel (WHT) e Isaac Newton (INT), del Grupo ING, en el Observatorio del Roque de los Muchachos (La Palma). Este sistema, que entró en erupción en 2015 después de más de 25 años de inactividad, fue nuevamente observado por el equipo de Casares con el instrumento OSIRIS del Gran Telescopio CANARIAS (GTC). Como resultado descubrieron un intenso viento en las inmediaciones de un agujero negro, resultado que fue publicado por la revista Nature. Recientemente han medido el retraso producido entre los rayos X y la luz visible del jet expulsado por este agujero negro con el WHT y un satélite de la NASA.

Sus investigaciones se concretan en la detección de agujeros negros de masa estelar y en la determinación de parámetros fundamentales de las binarias de rayos X que los albergan. Los agujeros negros se detectan normalmente mediante episodios bruscos de acreción (que generan estallidos muy brillantes de rayos X), pero únicamente pueden confirmarse cuando el brillo decrece y se pueden realizar estudios dinámicos de la débil estrella compañera. Actualmente está intentando trazar nuevas estrategias para desvelar agujeros negros latentes en nuestra galaxia, que podrían constituir una población de varios miles de sistemas según predicen los modelos de síntesis de poblaciones y sugieren cuatro décadas de descubrimientos.

otros participantes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies